Dante Gebel - Buena madera


Salmos 92:12-13 dice: 'El justo florecerá como la palmera, crecerá como cedro en el Líbano, plantados en la casa de Jehová, en los atrios de nuestro Dios florecerán'. ¿Por qué nos compara el Señor con el cedro? Porque el cedro es un árbol de madera fina que no para de crecer y nunca se tuerce; porque su resistencia y longevidad son legendarios; porque repele a los insectos y las plagas y deja crecer plantas a su sombra. El cedro no tiene contra vetas, es maleable, es dúctil; tiene un olor agradable que perfuma todo a su alrededor. Así debemos ser los cristianos, como los cedros. Un mensaje extraordinario

Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores