Dante Gebel - Las tres unciones


¿Qué significa ser ungido? ¿Una vida fácil y sin complicaciones? No necesariamente; no siempre sucede que la vida mejora después que Dios nos toca por primera vez. Cuando Dios nos unge, todavía hay que seguir peleando en nuestra vida cotidiana con los osos de la carne, los leones de la tentación y con los grandes Goliat del pecado... a pesar de estar ungido. Y es precisamente esta lucha la que cada vez nos acerca más a la segunda unción... la unción del lugar santo, que nos elevará a otro nivel espiritual, como cuando David fue ungido rey sobre la casa de Judá.



Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores