Devocionales Escritos - Sobre las aguas


Sobre las aguas
En el evangelio de Mateo encontramos un suceso bastante conocido que narra lo siguiente: “Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.” Mateo 14:28-32 (Reina-Valera 1960).
Personalmente me fascina este episodio porque a pesar de todo podemos ver a un Pedro caminando sobre las aguas. Independientemente del desenlace hay una verdad, y es que: Pedro camino sobre las aguas.
Al igual que Pedro en algún momento de nuestra vida nosotros hemos caminos en nuestras propias aguas, hablo de esos milagros que hemos experimentado por medio de nuestro Dios cuando nos hemos llenado de fe para creer que será como el Señor nos lo dijo.

Me encanta la referencia que hace Pedro al decir: “Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas”. Para Pedro era importante el mandato del Señor ya que de ello dependía su resultado. Al recibir la aprobación de Jesús él se armo de fe y valor para intentarlo, y su fe y valor lo llevo a experimentar un milagro maravilloso, sin importan cuantos pasos dio o cuantos segundos permaneció sobre el agua, Pedro fue testigo en primera persona de un milagro que sobrepasa lo natural.

Nosotros también podemos ser testigos de esos milagros sorprendentes de Dios, basta con creer firmemente la palabra que Él nos dice. Imitemos en ese sentido a Pedro, quien no se atrevió a caminar en esas aguas hasta recibir la orden del Señor y al recibirla pudo experimentar algo sobrenatural.

¿Queremos caminar sobre las aguas de la vida sin hundirnos?, entonces no nos movamos hasta escuchar la voz de Dios y habiéndola escuchado no nos detengamos aun cuando el viento sople en nuestra contra, pues si Dios es quien te dio ese mandato, entonces tienes que estar seguro que sin importar lo fuerte del viento, no te pasará nada.

Es hora de comenzar a caminar sobre las aguas, es hora de comenzar a creer firmemente en la Palabra de Dios, ya no es tiempo de estar dudando, Dios es Poderoso para hacer cualquier clase de milagro en tu vida, para Él no existe lo imposible.

¡Creer en la Palabra que Dios te da es la clave!

Autor: Enrique Monterroza

Escrito el 4 de febrero de 2013

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org
Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores