Dante Gebel - La Última Frontera


En nuestros miembros hay una inclinación hacia el deseo, que crece como una fiera. Con irresistible poder se apodera de la carne, e inmediatamente el fuego latente es encendido. La carne arde y está en llamas, el gozo de Dios en nosotros se extingue y lo buscamos en la lujuria. En ese momento, Dios es bastante irreal para nosotros, El pierde todo sentido para nosotros. Ahora Satanás no nos llena de odio hacia Dios, sino de olvido..y entonces ocurre lo que no querías...y cruzas la última frontera.







Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores