Reflexiones de Fin de Año - Lo que necesitas enterrar de este año

Lo que necesitas enterrar de este año
Filipenses 3:13-14

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”

Hoy mientras escribía un tema especial de fin de año, Dios traía a mi mente esta frase: “Lo que Necesitar dejar enterrado este año” y mas que decir me dedico a escribir lo que en mi corazón siento:

Tu y yo lo sabemos, somos concientes que este año ha habido algo que te ha estorbado en el caminar, si eso mismo que viene a tu mente en este momento, de eso hablo.

La vida que Dios nos ha permitido vivir es así, no todo será victoria, es necesario que haya derrotas para aprender de ellas, pero no es bueno que sigas sin superar esas situaciones que lejos de bendecir tu vida, te están causando un daño espiritual.

Tu ritmo espiritual ha bajado a causa de esta situación, el sabor de aquello que un día te sabia exquisito, ahora ha ido desapareciendo poco a poco, pero es el mismo sentimiento de frustración que hay en tu vida debido a esa situación que aun te esta causando daño.


Este año no has podido gozar como hubieses querido, ha habido mucho llanto, lagrimas y sollozos, y la verdad no esta mal llorar, ni derramar lagrimas, pero lo que no esta bien, es que sigas sin superar algo de lo cual Dios te quiere restaurar.

Mientras Dios por todos los medios ha tratado de restaurar tu vida, tú sigues arraigado a ese sentimiento de frustración, mientras Dios ha querido hacer cosas lindas contigo, tú mismo sentimiento de derrota no te ha permitido ver más allá de lo que tus ojos carnales observan.

¡Ya Basta!, ¿Cuánto mas lloraras? ¿Cuánto mas te lamentaras?, ¿Cuántos mas seguirás pensando que no lo podrás superar?, ¿Por qué te das por vencido, cuando ni siquiera lo has intentado?, no te auto limites, no te menosprecies, tus capacidades son tan sorprendentes delante de Dios, que si por un momento lo quisieras ver, te darías cuenta que estas hecho para cosas mayores de las que tu crees.

Es hora de enterrar eso que te abate, eso que te quita el sueño, eso que te roba autoridad de Dios, eso que elimina la sonrisa de tu rostro, llámale como tú quieras: pecado oculto, fracaso sentimental, culpabilidad, falta de perdón, atadura sexual, soledad, llámale como tú quieras, pero esa situación tiene que ser enterrada HOY MISMO.

Y es que estamos a punto de concluir un año y comenzar uno nuevo, ¿Quieres que sea igual a este o peor?, entonces no entierres esa situación que te ha causado tanto mal, pero si realmente quieres que la pagina de tu historia en este nuevo año que comenzara sea distinta, entonces es hora de enterrar ese mal o malos episodios de los cuales fuiste protagonista en este año.

Si le pediste perdón a Dios, El ya te perdono, si estas clamando por superar alguna situación, ten por seguro que Dios esta trabajando en eso en tu vida, sin que tu te des cuenta, si es algo que tu piensas que no puedes dejar, déjame decirte que en Dios TODO lo puedes y que El esta dispuesto a restaurar tu vida y devolverte la autoridad que el enemigo te ha robado.

Este año termina y junto con el enterraremos TODO aquello que no fue de bendición, ni mucho menos de edificación para nuestra vida, todos esos malos episodios que hubiésemos querido evitar, tienen que ser enterrados de una vez por todas, olvidados como que sin nunca existieron, porque Dios que es un Dios de nuevas oportunidades, tiene un año nuevo para ti, con nuevos retos, nuevas propuestas, nuevas misiones y sin duda nuevas bendiciones.

No vale la pena estar recordando mas todo aquello que te daño e hizo que bajaras tu nivel espiritual, es mejor observar todo lo bueno que Dios tiene para ti y los planes hermosos que están trazados para este 2013 especialmente para tu vida.

Es gira de enterrar todo aquello que te ha robado la sonrisa, es momento de comenzar a sonreír de nuevo, más aun cuando Dios tiene HERMOSOS PLANES PARA TI.

Amados, es momento de tomar la determinación de sacar de nuestra vida definitivamente TODO aquello que nos había estado causando daño durante este año, y decirle al Señor:

“Padre, acá esta mi corazón, mi mente y todo mi ser dispuesto a ser renovado en tu presencia, porque este nuevo año que viene se que volveré a sonreír bajo tus alas”

Autor: Enrique Monterroza
Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores