Predicaciones Escritas - Para que ya no tengamos sed

TEMA: “PARA QUE YA NO TENGAMOS SED” 
TEXTO: SAN JUAN 7: 37-39 


INTRODUCCIÓN: 
La vida humana tiene múltiples necesidades. Estas son diversas. Las hay de carácter físicas. Existen las que se relacionan con lo material. También hay algunas que son financieras. Otras pueden ser emocionales. La necesidad del alma son las más apremiantes. Quiero resaltar que así como el cuerpo tiene necesidad de comida y de agua, así también el alma tiene necesidades profundas. Es ante esto que reflexionaremos en el tema: “PARA QUE YA NO TENGAMOS SED” 
I. NECESITAMOS RECONOCER NUESTRAS NECESIDADES MAS PROFUNDAS. (San Juan 7:37) “Si alguno tiene sed…” 

A. Esta expresión resalta “RECONOCIMIENTO”. 
  1. Sed es necesidad. 
  2. Sed es vació. 
  3. Sed es fatiga. 

B. El salmista reconoció que tenía sed de Dios (salmo 42). 
  1. Como el siervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti oh Dios el alma mía. (42.1) 
  2. Mi alma tiene sed de Dios (v.2). 
  3. Esto lo reconoció el salmista en momentos que eran críticos para él. ¿Por qué te abates oh alma mía? “(v.5-11). 

Él mismo se respondió: espera en Dios.
C. Todo aquel que reconoce su necesidad espiritual será impactado por la gracia del Señor. Para ya no tener sed. 

II. NECESITAMOS BUSCAR DE TODO CORAZÓN AL SEÑOR. (V.37). “…Venga a mi y beba…” 
A. Venga a mí implica: confiar en el Señor. 
B. Venga a mí se relaciona con: creer en el Señor. 
C. Venga a mí tiene que ver con: buscar al Señor.
D. El salmista no solo reconoció su necesidad sino que se dispuso buscar al Señor con todo el corazón. (Salmo 63: 1-5). 
  1. De madrugada te buscaré (v.1). 
  2. Mi alma tiene sed de ti (v.1). 
  3. Para ver tu poder y tu gloria (v.2). 
  4. Mejor es tu misericordia (v.3). 
  5. Mis labios te alabarán (v.3). 
  6. Te bendeciré (v.4). 
  7. Será saciada mi alma (v.5). 

E. Si buscamos al Señor con todas nuestras fuerzas, él será satisfacción de nuestra alma. 
F. De nuestro interior correrán ríos de agua viva. (Juan 7:38).

CONCLUSIÓN: 
Mi hermano y amigo, no hay porque andar con sed en nuestra alma, cuando tenemos a Jesús como la fuente de vida eterna. Creamos en Él, busquémosle, sigámoslo y sirvámosle

Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores