Dante Gebel - El Especialista

El cuidador de un faro recibía aceite una vez al mes, para mantener la llama del faro ardiendo. Una vecina le pidió aceite para calentar su casa. Un padre necesitaba aceite para su lámpara y alguien mas necesitó aceite para lubricar una rueda. Cerca de fin de mes el faro se apagó y varios barcos se estrellaron. "Se te da el aceite por una sola razón: queremos mantener el faro ardiendo". Para qué se te dio el aceite a ti?



Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores