Devocionales Escritos - Cuando los sueños se cumplen o se cumplen


Cuando los sueños se cumplen o se cumplen


 



Era el hijo más querido de su padre Jacob, tenia hermanos mayores que le tenían envidia, su padre le había regalado una túnica de colores hermosa, como ninguna otra. Cada día en sus hermanos crecía una envidia y odio desmedido, en parte por el trato preferencial que su padre tenía sobre el joven José y en parte porque Dios le había dado sueños de grandeza.

En la mente y corazón de sus hermanos no cabía la posibilidad de que José fuera mayor que ellos. Mucho menos postrarse delante de él, creían que su hermano menor era irrespetuoso al contarle los sueños que Dios mismo ponía sobre José.

A veces la gente más cercana a ti, no creerá lo que Dios está hablando a tu vida. Quizá tus sueños provocaran envidia y hasta odio desmedido, sin ningún fundamento, simplemente por ser un soñador de Dios.

Cierto día a Jacob se le ocurrió enviar a su hijo querido José a supervisar el trabajo que sus otros hermanos realizaban en el campo, ya que mientras José se pasaba el tiempo en casa, sus hermanos mayores trabajaban duro en el campo.

Sarcásticamente le decían: “El Soñador”, sin darse cuenta que su sarcasmo era una realidad y que si era un soñador no era por decisión propia sino por decisión divina. El corazón dañado de sus hermanos, sus ideas desmedidas en su mente, su envidia sin sentido y un odio que había crecido en sus corazón los llevaron a realizar uno de los actos más viles que se pueden leer en la Biblia, ellos tiraron a su pequeño hermano en un poso para después sacarlo y venderlo como esclavo.

Humanamente hablando José podría haber pensado que nada de lo que había soñado se cumpliría. Quizá no entendía como el odio de sus hermanos había provocado este suceso tan terrible. Por un momento quizá hasta sintió que Dios mismo se había apartado de él.

Y es que es fácil pensar en los momentos de tribulación que Dios se ha apartado de nosotros o que nos dejo solos. A veces nos enfrentaremos a situaciones difíciles, experiencias dolorosas que nos querrán predicar que Dios no cumplirá su propósito en nosotros. Pero aun en medio de todo lo negativo de la vida Dios tiene un plan perfecto para nosotros, el cual ha de cumplirse a cabalidad, pues lo trazado por Dios es lo que se ha de cumplir.

José tenía una cualidad hermosa que Dios le había otorgado. Donde estuviera Dios lo bendecía y prosperaba, fue así como Potifar oficial del faraón y capitán de la guardia del palacio le tuvo gran estima. Me fascina mucho lo que la Biblia narra acerca de José en especial en esta parte de la historia: “El SEÑOR estaba con José, por eso tenía éxito en todo mientras servía en la casa de su amo egipcio. Potifar lo notó y se dio cuenta de que el SEÑOR estaba con José, y le daba éxito en todo lo que hacía. Eso agradó a Potifar, quien pronto nombró a José su asistente personal. Lo puso a cargo de toda su casa y de todas sus posesiones. Desde el día en que José quedó encargado de la casa y de las propiedades de su amo, el SEÑOR comenzó a bendecir la casa de Potifar por causa de José. Todos los asuntos de la casa marchaban bien, y las cosechas y los animales prosperaron. Pues Potifar le dio a José total y completa responsabilidad administrativa sobre todas sus posesiones. Con José a cargo, Potifar no se preocupaba por nada, ¡excepto qué iba a comer! José era un joven muy apuesto y bien fornido" Génesis 39:2-6 (Nueva Traducción Viviente)

Definitivamente a pesar de los sucesos negativos que quieren empañar nuestro propósito divino, debemos estar seguros que Dios no nos dejara solos. José es un ejemplo en el cual podemos notar la fidelidad de Dios, ya que el respaldo divino que José recibía en sus labores diarias era un ejemplo que Dios no nos dejara nunca, pues cuando Dios tiene un propósito especial para tu vida, nada ni nadie podrán detenerlo.

Pero no todo fue color de rosa, al ser José un joven apuesto y bien fornido como la Biblia lo menciona la esposa de Potifar comenzó a mirarlo con deseos sexuales a tal punto que le ordeno que se acostara con ella, pero José agradecido por el trato que su amo Potifar había tenido hacia él se negaba continuamente a la petición de la señora.

A partir de este suceso, las cosas nuevamente volvieron a pintar de un color gris, la esposa de Potifar acuso falsamente a José de intento de violación, Potifar enfurecido creyó lo que su esposa le había contado, tomo a José y lo metió en la cárcel donde estaban los presos del rey.

Lo que me llama la atención es que aun en medio de esos sucesos injustos de la vida, hay una Palabra de Dios especialmente para nuestra vida: “pero el SEÑOR estaba con José en la cárcel y le mostró su fiel amor. El SEÑOR hizo que José fuera el preferido del encargado de la cárcel” Génesis 39:21 (Nueva Traducción Viviente).

Es increíble la forma de actuar de Dios, a pesar de la injusticia humana, Él actúa de una manera especial para favorecer a los suyos. Al escribir esto se me viene a mi mente un pasaje de la Biblia que nos describe exactamente lo que acá pasaba: “Pon tu vida en sus manos, confía plenamente en él, y él actuará en tu favor” Salmos 37:5 (Traducción en lenguaje actual).

Quizá tu estés en estos momentos siendo víctima de la injusticia humana, quizá lo que puedas estar pasando te quiere llevar a pensar que en tu vida no se cumplirá lo prometido por Dios, pero déjame decirte que aun cuando todo se ponga en contra, aun cuando estés en una aparente cárcel, allí mismo Dios estará contigo mostrándote su fiel amor, mostrándote que si confías en Él, entonces actuará a tu favor.

Dios había hecho a José un soñador, pero no solo eso, sino que también le había dado la capacidad de interpretar los sueños de otras personas. Fue así como ese don especial lo saco de la cárcel y lo llevo delante de Faraón para interpretar los sueños que lo estaban turbando y no lo dejaban descansar en paz. Antes de interpretar el sueño del Faraón José le presento a Dios a Faraón al decirle lo siguiente: “No está en mis manos el poder para hacerlo —respondió José—, pero Dios puede decirle lo que su sueño significa y darle tranquilidad”. Génesis 41:16 (Nueva Traducción Viviente)

La humildad de José era una de las claves de su éxito y su interpretación fue tan valedera y respaldada por Dios que en ese mismo instante el Faraón no dudo en poner a José como segundo en el reino, el Faraón le dijo: “«Yo, aquí en persona, te pongo a cargo de toda la tierra de Egipto». Luego el faraón se quitó de la mano el anillo con su sello oficial y lo puso en el dedo de José; lo vistió con ropas de lino de la mejor calidad y le puso un collar de oro. Después hizo que José subiera al carro de guerra reservado para su segundo en autoridad, y dondequiera que iba José, se gritaba la orden: «¡Arrodíllense!». Así que el faraón puso a José a cargo de todo Egipto, y le dijo: «Yo soy el faraón, pero nadie levantará una mano ni un pie en toda la tierra de Egipto sin tu aprobación»” Génesis 41:41-44 (Nueva Traducción Viviente)

Es increíble la forma de actuar de Dios, de ser un niño envidiado y odiado por sus hermanos, ser un joven acusado de intento de violación y encerrado en la cárcel, llego a ser uno de los hombres (Tenia 30 años cuando comenzó a servir en el palacio Génesis 41:46) más poderosos del reino egipcio. Dios estaba cumpliendo los sueños que Él mismo le había dado.

A veces tendremos que pasar por muchos sucesos difíciles, los cuales nada más será la plataforma que Dios usara para que lleguemos al objetivo que Él tenía planeado para nosotros.

Quizá estés en la etapa de ser la envía de mucho, quizá otros te odian por tener mucho sueños de parte de Dios, quizá algunos te acusan injustamente o a lo mejor estas encarcelado pensando que no cumplirás aquellos sueños que un día Dios puso en tu vida.

Aun y con todo esto, Dios ha trazado un plan perfecto en donde cada cosa nada más es una estación para llegar a la meta final, al sueño que un día Él puso en tu vida. Los sueños que Dios pone en tu corazón se cumplen y Él usara cualquier medio para llegar al objetivo que ha trazado para ti.

Quizá en el camino te enfrentaras a la burla, al menosprecio, al odio injustificado, a la injusticia humana o a diferentes circunstancias que querrán borrar la sonrisa de tu rostro y querrán desviar tu mirada del objetivo final, pero más allá de todo eso, hay un Dios Todopoderoso especialista en cumplir los sueños de aquellos que le creen y confían en Él.

Si Dios te ha dado un sueño, jamás desconfíes de Él, aun cuando todo parezca en contra, sigue creyendo porque Dios ha de cumplir lo prometido, jamás te canses de creer en lo que Dios hará, porque Dios siempre nos sorprende actuando de formas que solo Él puede hacerlas.


Los sueños que Dios pone en tu vida, se cumplen o se cumplen



Autor: Enrique Monterroza



Dedicado a mi hijo Uziel (3 años un mes y 27 días) con mucho amor, esta es su historia preferida, la cual me pide que le cuente cada noche antes de dormir. 

 



Escrito para www.enriquemonterroza.comwww.devocionaldiario.comwww.destellodesugloria.org
Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores